Jabón Casero

  • 1 kg aceite de oliva “Moli de Castillonroy” prensado en frío
  • 125 g sosa
  • 320 g agua
  • 7 g aceite esencial al gusto

En un recipiente no metálico se mezclan la sosa y el agua. Es conveniente hacerlo al aire libre o en un lugar bien ventilado ya que la mezcla de sosa y agua (lejía) desprende vapores tóxicos, por lo que procuraremos no respirar éstos vapores. Se deja reposar, removiendo de vez en cuando, hasta que la sosa se disuelva completamente.

Cuando tenemos la lejía iremos tirando el aceite “Moli de Castillonroy” poco a poco, como si quisiésemos hacer mayonesa, sin parar de remover en círculos siempre en el mismo sentido. Seguiremos moviendo hasta que el jabón llegue a su punto óptimo, que identificaremos cuando, cogiendo el jabón con una cuchara de madera, éste no caiga líquido, sino por partes más sólidas.

Llegados a éste punto añadiremos los aditivos escogidos: aceites esenciales, hierbas frescas, colorantes si se desea, etc… Estos aditivos proporcionarán a nuestro jabón propiedades adicionales a las que ya tiene el aceite de oliva, de forma que lo podamos adecuar a los diferentes tipos de piel.

A continuación pondremos el jabón en el molde y lo dejaremos reposar durante dos días. Pasado éste tiempo lo desmoldaremos, cortaremos y lo dejaremos madurar durante cuarenta días.

El agua que utilicemos para hacer el jabón puede ser alguna infusión hecha con las plantas que nos resulten más convenientes (romero, caléndula, ortigas, malvas, camamilla, espliego, etc…)

Leave a reply