El aceite de oliva protege contra el cáncer de mama

Nos hacemos eco de un articulo del periódico El Mundo, en su versión digital, en el hablan de un estudio que se ha realizado a lo largo de mas de diez años, el estudio PREDIMED, con la finalidad de comprobar los beneficios cardiovasculares de la dieta mediterránea. Después de doce años ( se inicio en 2003 ) sigue arrojando datos y esta vez relacionado con el cáncer de mama.

Os dejamos el enlace para que podáis leerlo, es muy interesante.

Articulo de El Mundo «El aceite de oliva protege contra el cáncer de mama«

 

 

 

Aceite Reparador de manos (Receta Rápida)

ACEITE REPARADOR PARA MANOS MUY ESTROPEADAS, DERMATITIS ATÓPICAS O HERIDAS POR EL FRÍO   (RECETA RÁPIDA)

  • 1 cucharada de aceite “Molí de Castillonroy” prensado en frío
  • 1 cucharada de agua (puede ser de infusión de caléndula o manzanilla) 

Mezclar los dos ingredientes y batirlos bien con un tenedor o un batidor manual y aplicarlo directamente sobre la piel y dejar actuar toda la noche. Es interesante tapar las manos después de la aplicación para que haga más efecto.

Su efecto es milagroso.

Aceite reparador para manos

ACEITE REPARADOR PARA MANOS MUY ESTROPEADAS, DERMATITIS ATÓPICAS O HERIDAS POR EL FRÍO

  • 20 g de manzanilla
  • 20g de calendula
  • Aceite de oliva “Moli de Castillonroy” prensado en frío

Poner en un recipiente la celéndula y la manzanilla. Cubrir la mezcla con aceite de oliva “Moli de Castillonroy” y ponerlo al baño maría a fuego muy lento durante dos horas. Dejar reposar la mezcla y repetir la operación durante tres días consecutivos. Después del tercer día dejarlo reposar durante una semana en un lugar oscuro.

Pasado éste periodo colar la mezcla y habréis obtenido aceite macerado de camamilla y caléndula con propiedades muy reparadoras.

Se aplica directamente sobre la piel. Para alargar la conservación y que no se ponga rancio se puede conservar la parte que no vayáis a consumir inmediatamente en un bote de vidrio envasado al vacío.

 

Mascarilla Reparadora para Pelo

  • 1 huevo
  • 2 cucharada de aceite de oliva “Moli de Castillonroy” prensado en frío
  • 1 cucharada de ron o vinagre (el ron funciona como astringente, mientras que el vinagre aporta suavidad)

Se baten todos los elementos juntos i a temperatura media (mejor que esté tibio para mejorar la absorción, pero no muy caliente para evitar que cuaje el huevo).

Se aplica en todo el pelo, o en caso de cabellos grasos sólo en las puntas evitando tocar el cuero cabelludo. Dejar actuar la mascarilla durante quince o veinte minutos. Se aclara y se lava el pelo con normalidad.

Jabón Casero

  • 1 kg aceite de oliva “Moli de Castillonroy” prensado en frío
  • 125 g sosa
  • 320 g agua
  • 7 g aceite esencial al gusto

En un recipiente no metálico se mezclan la sosa y el agua. Es conveniente hacerlo al aire libre o en un lugar bien ventilado ya que la mezcla de sosa y agua (lejía) desprende vapores tóxicos, por lo que procuraremos no respirar éstos vapores. Se deja reposar, removiendo de vez en cuando, hasta que la sosa se disuelva completamente.

Cuando tenemos la lejía iremos tirando el aceite “Moli de Castillonroy” poco a poco, como si quisiésemos hacer mayonesa, sin parar de remover en círculos siempre en el mismo sentido. Seguiremos moviendo hasta que el jabón llegue a su punto óptimo, que identificaremos cuando, cogiendo el jabón con una cuchara de madera, éste no caiga líquido, sino por partes más sólidas.

Llegados a éste punto añadiremos los aditivos escogidos: aceites esenciales, hierbas frescas, colorantes si se desea, etc… Estos aditivos proporcionarán a nuestro jabón propiedades adicionales a las que ya tiene el aceite de oliva, de forma que lo podamos adecuar a los diferentes tipos de piel.

A continuación pondremos el jabón en el molde y lo dejaremos reposar durante dos días. Pasado éste tiempo lo desmoldaremos, cortaremos y lo dejaremos madurar durante cuarenta días.

El agua que utilicemos para hacer el jabón puede ser alguna infusión hecha con las plantas que nos resulten más convenientes (romero, caléndula, ortigas, malvas, camamilla, espliego, etc…)