La fritura, mitos y leyendas

Cada día hay más cocineros convencidos de que los aceites de oliva son la mejor opción para freír. Y es que freír en aceite de oliva es saludable si sabes cómo. Has leído bien. Porque el aceite de oliva es el único aceite capaz de soportar las altas temperaturas (180ºC) sin descomponerse ni perder sus propiedades, y además porque es un aceite que crea una crujiente capa que potencia el sabor de los alimentos al mismo tiempo que evita que se empapen de grasa. Así, los alimentos permanecen tiernos, y mantienen sus vitaminas y propiedades intactas.

Si quieres saber más pincha aquí

 

fritura de verduras y marisco

Sin título-1

Ideal como plato, entrante o aperitivo.

Ingredientes:

–      2 calamares (pueden ser frescos o rodajas congeladas)

–      200 gr. de gambas peladas o si lo preferimos frescas (sin cáscara ni cabeza, sólo con la colita)

–      1 sepia

–      1 pimiento rojo

–      1 pimiento verde

–      Un manojo de espárragos verdes no muy gruesos.

–      1 taza de harina

–      1 taza de pan rallado

–      Sal y pimienta

–      Aceite de oliva de “Molí de Castillonroy”

Preparación:

Limpiar los calamares y la sepia y trocear, pelar las gambas y descabezar si son frescas, cortar los pimientos en juliana y retirar las partes duras de los espárragos y cortar a trozos. Secarlo todo muy bien con papel absorbente y salpimentar.

En una bolsa de plástico mezclar la harina con el pan rallado y luego meter el marisco y las verduras y agitar bien. Posteriormente pasarlo por un colador y sacudirlo para que suelte el exceso de harina.

Freír en abundante aceite a 190 °C  para que quede crujiente y servir acompañado con unos gajos de limón.

Se pueden hacer con otros tipos de verduras y pescados, como zanahorias, calabacín, pescaditos, pulpitos, etc…

Como conseguir buenos fritos

RecetaLa fritura es una de las técnicas más antiguas de preparación de alimentos y aunque se considera una opción poco saludable si se abusa de ello, no todo son desventajas.
Su valor gastronómico no es nada despreciable ya que los alimentos ganan en sabor y nutrientes y si limitamos la absorción de aceite podemos conseguir una textura muy apetitosa.
Os vamos a dar unas pautas para hacer frituras saludables y que les van a encantar a todos.
Escoger un buen aceite. El aceite de girasol expuesto a altas temperaturas se oxida antes que el aceite de oliva virgen, y éstos ácidos grasos son altamente tóxicos y perjudiciales para la salud.
El mejor aceite es el de oliva virgen extraído en frío, como el de “Molí de Castillonroy” ya que impregna menos el alimento y se descompone más lentamente al soportar mejor las altas temperaturas.
Usar aceite limpio. No reutilizar el aceite más de 2 o 3 veces y siempre filtrado y limpio de impurezas ya que cuanto más viscoso se vuelve más se absorbe. La temperatura no debe superar los 190 °C (que esté caliente pero que no llegue a humear).
No se deben mezclar distintos tipos de aceite, ni aceite nuevo con otros usados.
Formar costra. La costra es lo que retiene los nutrientes en el interior del alimento. En otros tipos de cocción, como por ejemplo los hervidos, una parte importante de los nutrientes se pierden.
Usar una cantidad de aceite suficiente para que se sumerja lo que vayamos a freír y echarlo en pequeñas cantidades para que el aceite no se enfríe y así evitar que se empape.
Sabremos que el producto está listo porque cuando lo echamos se va al fondo y en el momento que empiece a flotar estará en su punto.
Después lo podéis pasar por papel absorbente para que suelte el aceite sobrante de la costra exterior.
Aprovechamiento. No debemos mezclar nunca los aceites de freír carne con los de freír pescado, pues cogen mucho aroma. Esto no es ningún problema, pues le podemos sacar partido aprovechándolos para realzar el sabor de otros platos cocinados (siempre filtrado y limpio de restos).

Coca de Calabaza y Nueces

 

Ingredientes:

  • 500 gr. de calabaza (al asarla se queda en 400 gr.)
  • 300 gr. de azúcar
  • 400 gr. de harina
  • 4 huevos
  • 2 sobres dobles de gasificante
  • 1 sobre de levadura
  • Azúcar y canela para espolvorear
  • 280 gr. Aceite de Oliva Molino de Castillonroy
  • Opcional: piñones, pasas o nueces para decorar o dentro de la masa

Preparación:

Precalentar el horno a 175°-180°

Limpiar la calabaza, trocearla en dados de unos 2 cm. y ponerla dentro de una bolsa de asar o dentro de un tupper apto para microondas. Cocerla unos 10 minutos a 800 watios (comprobar a los 5 minutos cómo está, si está blanda estará lista. Depende de la calidad de la calabaza y de su maduración).

Poner en un bol amplio la calabaza pasar por la batidora hasta que quede una crema fina, añadir los huevos, la harina, el aceite de oliva del molino de Castillonroy, los gasificantes y volver a batir hasta obtener una crema fina.

Untar con mantequilla o forrar un molde grande rectangular, volcar la masa obtenida y mezclar los frutos secos. Espolvorear con el azúcar y la canela e introducirlo en el horno a media altura.

Hornear entre 30 y 40 minutos.

Tortitas de Naranja

 

Ingredientes:

  • Para unas 60 tortitas
  • 4 huevos
  • La cáscara de una naranja
  • ½ cucharada de bicarbonato
  • La ralladura de una naranja y un limón
  • El zumo de 3 naranjas
  • 250 gr. de azúcar
  • 600 gr. de harina (se puede añadir un poco más si la masa queda muy líquida)
  • Azúcar y canela para espolvorear
  • 170 cl. de aceite de Oliva Molino de Castillonroy (aproximadamente 3 partes de vaso de los de agua de 250 ml.)

Preparación:

Poner a calentar la cáscara de la naranja con el aceite sin que llegue a hervir y luego dejarlo enfriar.

Batir los huevos e ir añadiendo el resto de los ingredientes (con el aceite virgen incluido) y por último se añade la harina hasta que quede una masa no muy dura.

Precalentar el horno a 170°-180°.

Con la manga pastelera o una cuchara se van colocando montoncitos de la masa un poquito separados entre si para que no se peguen en una bandeja para horno cubierta con papel vegetal.

Espolvorear con azúcar y canela y meterlas en el horno a 170° durante unos 15  minutos, hasta que cojan un poco de color.

 

Berenjenas en aceite

 

Ingredientes:

  • 1 kg. de berenjenas
  • sal
  • 1 l. de vinagre de vino blanco
  • 2 ó 3 ajos trinchados
  • orégano, menta y pimentón rojo
  • ½ l. de aceite de Oliva Molino de Castillonroy

Preparación:

Limpiar las berenjenas con un trapo seco y sacar los rabos sin pelarlas.

Cortarlas a dados no muy pequeños y hervirlas de 5 a 10 min. en el vinagre.

Dejarlas escurrir bien sobre papel absorbente. Para que queden más secas pasarlas un ratito por el horno a baja temperatura vigilando que no se quemen.

Una vez secos los dados llenar los botes intercalando capas de berenjena y capas de la mezcla hecha con menta, orégano, pimentón rojo y el ajo trinchado.

Cuando tengamos el tarro lleno se añade el aceite de oliva virgen hasta que quede bien cubierto. Se tapa bien y ya está listo para guardarlo.

Es ideal para tapas y aperitivos o para dar un toque original a vuestras ensaladas.

Adobo o Confitado

 

Ingredientes:

  • Lomo, costilla de cerdo y longaniza fresca
  • sal
  • Aceite de Oliva Molino de Castillonroy

Preparación:

Freír a fuego lento la carne de cerdo en abundante aceite de oliva.

Se deja enfriar la carne y se introduce dentro de un recipiente de vidrio o cerámica y se cubre completamente con aceite de oliva nuevo.

El que hemos usado para el frito se puede aprovechar para guisos, tornillas, sofritos, etc… ya que es muy sabroso y aportará un buen toque a nuestros platos.

En algunas zonas también se guarda la longaniza fresca y morcilla cruda junto con el adobo. Estos embutidos son excelentes para preparar platos de legumbres como habas estofadas o lentejas.

Champiñones en conserva

 

Ingredientes:

  • 3 kgs. de champiñones de buen tamaño ya que reducen durante la preparación
  • 1 litro de vinagre de vino blanco o de manzana
  • 1 litro de agua
  • 10 gr. de pimienta negra en grano
  • 5 hojas de laurel
  • sal
  • 1 litro de aceite de Oliva Molino de Castillonroy

Preparación:

Cortar la parte de la raíz de los champiñones y límpialos con un paño, no es necesario lavarlos.

Poner a hervir el vinagre, agua, pimienta y laurel.

Ir echando los champiñones en tandas a fin de que se sumerjan completamente en el agua y déjalos hervir entre 3 y 5 minutos. Retirarlos con un colador y déjarlos escurrir durante toda la noche para que vayan soltando el líquido que han absorbido durante la cocción.

Al día siguiente introducirlos en botes de cristal junto con una hoja de laurel y unos granos de pimienta (si nos gustan más picantes se puede usar pimienta en polvo o incluso un poquito de guindilla) y cubrirlos bien con el aceite de oliva virgen.

Al cabo de 3 días ya están listos para ser consumidos pero si se desea guardarlos,  cerrar bien los botes y ponerlos a hervir en una olla cubiertos de agua durante 15 minutos.

Estos champiñones son excelentes para tapeo y aperitivos o para añadir a cualquier guiso o plato de pasta.

Bonito en Conserva

 

Ingredientes

  • 1 kg. de bonito fresco cortado a rodajas de 6 ó 7 cm.
  • 35 gr. de sal por litro de agua
  • Laurel
  • Aceite de Oliva Molino de Castillonroy

Elaboración

En una olla poner el agua con la sal y dos hojas de laurel. En éste agua cocer el bonito hasta que veamos que la espina central se desprende de la carne .

Sacar de la olla, dejar enfriar y quitarle al bonio la piel, las espinas, las venitas y las partes oscuras si tiene.

Secarlo de nuevo con papel de cocina y dejarlo unas horas en un tupper encima de varias capas de papel absorbente hasta que suelte todo el líquido de la cocción.

Cuando esté listo ajustar los trozos a la medida que nos interese para ponerlo en botes de cristal y llenarlo casi completamente.

Cubrirlo completamente con el aceite de oliva virgen y si nos gusta le podemos añadir laurel o pimienta negra en grano. Cerrar los tarros lo más fuerte que podamos y ponerlos a hervir en una olla cubiertos de agua durante 15 minutos.

El caldo de cocer el bonito se puede guardar en la nevera o en el congelador y utilizarlo posteriormente para una sopa, una crema de pescado o marisco, teniendo la precaución de no añadir más sal. También se puede usar como fumet para paellas o fideuás.